Consejos de Salud Dental

¿Sigues una dieta vegana? Debes cuidar tu salud bucodental con estas pautas.

Cada vez más, muchas personas siguen una dieta vegana, ya sea por su compromiso con el medio ambiente, con el bienestar de los animales, con la salud o por razones religiosas.

 

¿En qué consiste esta dieta y qué beneficios supone?

La vegana es una dieta estrictamente vegetariana. Es decir, no incluye ningún tipo de alimento que provenga de los animales: ni carne ni pescado, pero tampoco lácteos, miel, gelatina…

Las personas que siguen una dieta vegana suelen pesar menos que las personas que comen carne, tienes menos probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas, presión arterial alta, cáncer de colón y de próstata y diabetes tipo 2. También tienen niveles más bajos de colesterol.

 

Carencias de la dieta vegana que afectan a la salud bucodental

Sin embargo, no todo es positivo cuando se toma la decisión de seguir una dieta vegana.

En lo que a la salud bucodental se refiere, se corre el riesgo de consumir menos Vitamina B12, calcio y Vitamina D de lo que la boca y la dentadura necesitan.
Por eso, si sigues o tienes previsto seguir una dieta vegana, como dentistas te recomendamos prestar especial atención a los siguientes nutrientes:

Calcio. Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de lo importante que es este nutriente para la salud de tus dientes. (Ver: La importancia del calcio para la salud de tus dientes) Si no tomas productos lácteos, debes procurar a tu organismo alimentos ricos en calcio como por ejemplo: soja, endibias, brócoli, espinacas, frutos secos, semillas o garbanzos. También hay muchos alimentos enriquecidos con calcio por el fabricante, como cereales de desayuno, leche de soja o zumo de naranja.

Vitamina B12. Una de las principales carencias que presentan las personas que siguen una dieta vegana tiene que ver con esta vitamina. Su falta puede producir problemas en las encías, en los dientes e incluso la pérdida de alguna pieza. Aunque hay bastantes alimentos reforzados con Vitamina B12 como levaduras, leches vegetales o productos de soja. Pero incluso incluyéndolos en la dieta, pueden no ser suficientes por lo que puede ser necesario tomar suplementos.

Vitamina D. Aparte de su papel en el metabolismo óseo (ayuda a fijar el calcio y el fósforo en los huesos y dientes), también es muy importante en la modulación del sistema inmunitario. Ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades autoinmunes (hipotiroidismo, psoriasis, vitíligo, artritis o fibromialgia), activa las defensas contra las infecciones por virus y bacterias (en invierno, de la gripe y otras enfermedades respiratorias) y es protector contra el cáncer. Son pocos los alimentos que contienen esta vitamina, y son sobre todo setas y hongos. Sin embargo, si hay bastantes alimentos enriquecidos por el fabricante con esta vitamina. La principal fuente de Vitamina D es la exposición al sol, por eso es importante salir a tomarlo regularmente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *